PNA
106
guia
portada_minseg
portada_pdp_2014
retirados
atencion
trata
cig
imo
rocram

PROTECCION AMBIENTAL

CONVENIOS INTERNACIONALES

Organización Marítima Internacional

logo OMILa Organización Marítima Internacional (OMI), es el organismo de las Naciones Unidas responsable de las cuestiones de carácter técnico que afectan a la navegación. Los objetivos primordiales de la OMI son la seguridad de la navegación y la prevención de la contaminación por los buques. Para el cumplimiento de dichos objetivos, los representantes de los Gobiernos Miembros que concurren a las distintas reuniones técnicas que se llevan a cabo en la Organización, preparan las normas que deberán cumplir los buques que realicen navegación internacional. Estas normas son luego puestas en práctica a través de convenios internacionales adoptadas en Conferencias Diplomáticas de las Partes, que son convocadas por la OMI una vez que existe consenso para ello.

Desde la adopción de su Convenio constitutivo en 1958, la OMI ha adoptado un importante número de instrumentos internacionales que cubren muchos aspectos relativos a la seguridad marítima y a la prevención de la contaminación.

Antecedentes

En los últimos 25 años la contaminación de los océanos ha llegado a ser una cuestión de creciente preocupación internacional. El ambiente marino sufre degradación por elementos contaminantes provenientes de distintas fuentes. Las actividades terrestres aportan el 70 % de esta contaminación, la que llega a los océanos a través de los ríos y de la atmósfera. Actualmente no existe a nivel internacional ningún plan de acción conjunta para la prevención de la contaminación marina de origen terrestre. Los barcos con sus descargas y el vertimiento en el mar, contribuyen en un 20 % aproximadamente a la contaminación marina.

Si bien existen diferentes sustancias perjudiciales que se transportan por buques, siendo también distinto el efecto que pueden llegar a causar en el medio marino, en términos de tonelaje los hidrocarburos constituyen el mayor de estos contaminantes. El problema del transporte de hidrocarburos por buques, ya había sido tratado por algunos países en los primeros decenios del siglo XX. Pero fue alrededor de 1950, atento al crecimiento que había tenido la cantidad de hidrocarburos transportados, cuando se le empezó a dar una real importancia al peligro de la contaminación marina.

Desde su creación la OMI ha gestado la adopción de diversos convenios referentes a la prevención y lucha contra la contaminación, y a la responsabilidad e indemnización consecuentes de hechos contaminantes:

• Convenio internacional para prevenir la contaminación de las aguas del mar por hidrocarburos (OILPOL 54)

• Convenio internacional relativo a la intervención en alta mar en casos de accidentes que causen una contaminación por hidrocarburos (INTERVENTION 1969)

• Convenio internacional sobre responsabilidad civil nacida de daños debido a contaminación por hidrocarburos (CLC 1969)

• Convenio internacional sobre la constitución de un fondo internacional de indemnización de daños debidos a contaminación por hidrocarburos (FUND/71)

• Convenio sobre la prevención de la contaminación del mar por vertimiento de desechos y otras materias (LC 1972)
• Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS 74).

• Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (1973), en su forma modificada por el correspondiente Protocolo de 1978 (MARPOL 73/78)
• Convenio internacional sobre cooperación, preparación y lucha contra la contaminación por hidrocarburos (OPRC 1990)

Convenio para prevenir la contaminación de las aguas del mar por hidrocarburos (OILPOL 54)

Sede OMIEste Convenio, adoptado en una conferencia internacional organizada por el Reino Unido en 1954 y conocido como OILPOL 54, fue el primer intento importante por parte de las naciones marítimas, para disminuir las consecuencias de la contaminación del mar causada por los hidrocarburos. Al poco tiempo de entrar en vigor el Convenio constitutivo de la OMI en 1958, la Organización pasó a ser la depositaria del OILPOL 54.

El Convenio tuvo como objetivo controlar el problema de la contaminación resultante de las descargas operacionales de los buques tanque petroleros, y de las descargas de las aguas oleosas de las salas de máquinas de todos los buques. Debido al criterio prohibitivo de su redacción el OILPOL 54 fue objeto de enmiendas en 1962 y 1969, estas últimas como consecuencia del siniestro del "Torrey Canyon", que en 1967 derramó 118.000 ton. de hidrocarburos en las costas inglesas. Posteriormente este Convenio fué sustituido por el MARPOL 73/78.

La República Argentina aprobó el OILPOL 54 por la Ley 21.353 (8/6/76), y luego lo ratificó internacionalmente.

Convenio internacional relativo a la intervención en alta mar en casos de accidentes que causen una contaminación por hidrocarburos (INTERVENTION 1969)

Este Convenio fue adoptado por la OMI a raíz del desastre del "Torrey Canyon". Este convenio otorga a las partes a tomar en altamar medidas para prevenir, mitigar o eliminar peligros graves o inminentes contra su litoral o interés conexos, debido a la contaminación por hidrocarburo o amenazas en tal sentido, a consecuencia de un accidente marítimo al que sean atribuibles consecuencias desastrosas de gran magnitud. Permitiendo después reclamar el resarcimiento de los daños mediante la constitución de una “comisión de conciliación” y en segunda instancia, arbitraje. Entró en vigor en 1975 y, mediante un Protocolo adoptado en 1983, fue ampliado para que abarcara otras sustancias potencialmente peligrosas, como los productos químicos.

La República Argentina aprobó el Convenio de Intervención de 1975 mediante la Ley 23.456 (29/10/86) lo reglamentó por Decreto Reglamentario 286/05, y luego lo ratificó internacionalmente.

Convenio internacional sobre responsabilidad civil nacida de daños debido a contaminación por hidrocarburos (CLC 1969)

Este Convenio también fue adoptado como consecuencia del siniestro del "Torrey Canyon". Su instrumentación persigue que se garantice una indemnización adecuada a las personas damnificadas por contaminación por hidrocarburos, estableciendo la responsabilidad objetiva y concurrente de los propietarios de los buques que originaron el suceso, permitiendo limitar esa responsabilidad a un monto calculado en base al arqueo. A tal fin obliga a tener un seguro por daños a terceros originados en los derrames, que cubran hasta dicho límite de responsabilidad. Este Convenio entró en vigor en 1975 y el monto indemnizatorio establecido fue ampliado considerablemente por un Protocolo adoptado en 1992.

Nuestro país ha aprobado el Protocolo de 1992 de este Convenio por Ley Nº 25137 (agosto de 1999), reglamentada por el Decreto 151/04.

Convenio internacional sobre la constitución de un fondo internacional de indemnización de daños debidos a contaminación por hidrocarburos (FUND/71)

Este Convenio tiene como principal objetivo proporcionar una indemnización adicional a las víctimas de los daños originados en la contaminación por hidrocarburos.

Si bien el Convenio de Responsabilidad Civil, 1969, hace recaer la obligación indemnizatoria en el propietario del buque, también limita el monto que se debe pagar al damnificado a efectos de evitar las quiebras de las empresas navieras, estableciendo un sistema de indemnización complementaria que actúa cuando las demandas por daños originados en derrames superan el valor cubierto por el seguro del propietario. El Fondo se constituye mediante contribuciones efectuadas por los operadores de hidrocarburos, que deben pagar un gravamen por la cantidad de hidrocarburos persistentes recibidos en puerto luego de su transporte por mar, lo que permite pagar una indemnización adicional una vez alcanzados los topes de resarcimiento establecidos por el Convenio de 1969. El régimen funciona independientemente de la nacionalidad del buque o de la propiedad de la carga, y aporta al Fondo todo operaor que reciba más de 150.000 Tn de hidrocarburos persistente al año. El Convenio del Fondo entró en vigor en 1978 y en 1992 se adoptó un Protocolo que incrementó considerablemente la indemnización disponible.

La República Argentina ha aprobado el Protocolo de 1992 de este Convenio a través de la Ley Nº 25137 (agosto de 1999) y reglamentado por el Decreto Reglamentario 151/04.

Convenio sobre la prevención de la contaminación del mar por vertimiento de desechos y otras materias (LC 72).

Actualmente se denomina Convenio de Londres (1972). Si bien fue adoptado en una Conferencia convocada por el Reino Unido y no por la OMI, ésta asumió las funciones de Secretaría vinculadas al Convenio desde que éste entró en vigor en 1975.

El propósito de este Convenio es prevenir o limitar toda evacuación deliberada en el mar de diversos tipos de desechos producidos en tierra, que son cargados en buques para tal fin.

Nuestro país aprobó este Convenio por la Ley 21.947, y luego lo ratificó internacionalmente (11/10/79). En 1996, se aprobó un protocolo, aún no ratificado por Argentina, el cual cambia sustancialmente el espíritu del texto original, al prohibir la descarga en el mar de la mayor parte de las sustancias que aquel permitía, y haciendo un gran hincapié en el control de los materiales de dragado y el impacto ambiental en las zonas de refulado.

Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS 74).

En relación con la protección ambiental, el Capítulo VII de este Convenio es el que rige, en el orden internacional, el transporte de mercancías peligrosas por vía marítima en sus distintas modalidades, es decir en bultos, unidades de transporte, sólidas a granel, sustancias nocivas líquidas a granel y gases peligrosos.

Nuestro país aprobó este Convenio por la Ley 22.079, siendo reglamentado en cuanto al transporte de cargas peligrosas se refiere, mediante el Decreto 502/89.

Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (1973), en su forma modificada por el correspondiente Protocolo de 1978 (MARPOL 73/78).

Marpol 73/78

Este Convenio conocido como MARPOL 73/78, es el que ha sucedido y reemplazado al OILPOL 54. El gran desarrollo del transporte marítimo de hidrocarburos y el considerable aumento en las dimensiones de los buques tanque que se produjo en la década del 60, así como el incremento del transporte de productos químicos por vía marítima y la creciente preocupación por el medio ambiente en general, hicieron ver a muchos países que, pese a las varias enmiendas adoptadas, el Convenio de 1954 de neto corte prohibitivo, había quedado desactualizado.

Los motivos mencionados y el recuerdo del naufragio del Torrey Canyon ocurrido dos años antes, hizo que la Asamblea de la OMI de 1969 decidiera convocar una conferencia internacional que se celebró en Londres en 1973, con el objeto de adoptar un convenio totalmente nuevo. El Convenio que adoptó dicha Conferencia es el más ambicioso de los tratados internacionales jamás concebidos en materia de contaminación del mar. A diferencia del OILPOL 54, no se ocupa sólo de los hidrocarburos sino que incluye normas sobre otras sustancias contaminantes transportadas o producidas por los buques. Comprende seis anexos que tratan los siguientes temas:

- Anexo I: Hidrocarburos (Entró en vigor el 2/10/83)

- Anexo II: Sustancias nocivas líquidas transportadas a granel (Entró en vigor el 6/4/87)

- Anexo III: Sustancias perjudiciales transportadas en bultos (Entró en vigor el 1/7/92).

- Anexo IV: Aguas sucias de los buques (En vigor desde el 27-09-03)

- Anexo V: Basuras de los buques (En vigor desde el 01-07-96)

- Anexo VI: En 1997 se convocó a una conferencia diplomática a efectos de incorporar al Convenio, el nuevo Anexo VI sobre Prevención de la Contaminación por las emisiones gaseosas de los buques, que contempla a las sustancias agotadoras de la capa de ozono atmosférica, la generación de oxidos de nitrógeno y óxidos de azufre, (que producen lluvia acida), la contaminación por vapores de compuestos orgánicos y la generación de gases de invernadero. Este Protocolo se encuentra en vigor internacionalmente desde el 19-05-05, pero aún no ha sido aprobado por nuestro país.

Los Anexos I y II son obligatorios, es decir, que los Estados que adhieren al Convenio deben cumplir con las normas contenidas en los mismos. Los Anexos III, IV, V y VI son facultativos, es decir, que al ratificar el Convenio un Estado puede optar por aceptarlos o no.

Si bien se esperaba que el Convenio MARPOL 73 entrara en vigor rápidamente, debido a algunos problemas de orden técnico, fundamentalmente relacionados con las reglas del Anexo II, su proceso hacia la ratificación fue muy lento y en definitiva nunca se concretó.

En los años 1976 y 1977 se produjeron una serie de accidentes de buques petroleros en la costa este de los Estados Unidos.

A raíz de ello, este país pidió a la OMI que convocara una conferencia para estudiar medidas adicionales. En 1978 se celebró en Londres la Conferencia internacional sobre seguridad de buques tanques y prevención de la contaminación, adoptándose cambios al MARPOL 73 y al SOLAS 74 (Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar), los que fueron recogidos en dos Protocolos.

En dicha Conferencia se decidió que el MARPOL entrara en vigor junto con su Protocolo, difiriéndose por tres años la implantación del Anexo II a partir de que ello se produjera. El Convenio MARPOL 1973 y su Protocolo 1978 pasaron a formar un sólo instrumento conocido como MARPOL 73/78, el que entró en vigor el 2/10/83. A partir de su entrada en vigor, el MARPOL 73/78 ha sufrido sucesivas enmiendas, siendo la más importante la realizada en 2005, que lleva el texto del Anexo I de 26 a 39 Reglas y en el caso del Anexo II de 15 a 18. Entrando en vigencia el 01/01/07.

Desde su entrada en vigor el MARPOL 73/78 ha contribuido eficazmente a disminuir la contaminación de los mares, habiendo producido especialmente un efecto considerable en la reducción de la cantidad de hidrocarburos que se descargan operacional o accidentalmente en los mismos.

Nuestro país aprobó el MARPOL 73/78 el 3/6/92 mediante la Ley 24.089. El 31/8/93 se depositó el documento de ratificación ante la OMI, comenzando a ser parte efectiva del Convenio a partir del 1/12/93.

Convenio internacional sobre cooperación, preparación y lucha contra la contaminación por hidrocarburos (OPRC 90)

Este instrumento conocido como Convenio OPRC, fue adoptado en noviembre de 1990 con el fin de proporcionar un marco global para responder a los desastres más importantes ocasionados por la contaminación. El mismo otorga una fundamental tarea de coordinación a la OMI y tuvo su debut con los graves sucesos de contaminación por hidrocarburos producidos durante la guerra del Golfo, al año siguiente.

Este Convenio alienta a las partes a establecer planes de emergencias para la lucha contra los derrames de hidrocarburos, así como el entrenamiento del personal y el acopio del equipamiento necesario. Del mismo modo insta a establecer convenios de cooperación entre las partes a nivel regional mediante las cuales puedan compartir su equipamiento y recursos humanos en caso necesario, tal como el intercambio de información.

Convenio OPRC 90


Por la Ley 24.292 sancionada el 7/12/93 y promulgada de hecho el 12 de enero de 1994, nuestro país ha aprobado el Convenio OPRC, entrando en vigor el 13-05-95.
Dicha Ley que se encuentra reglamentada mediante Decreto 962/98 estableció el sistema nacional de cooperación, preparación y lucha contra la contaminación. En el año 2000 el Convenio OPRC fue ampliado mediante el Protocolo sobre Derrames de Sustancias Nocivas y Potencialmente Peligrosas y aún no incorporado por Argentina.

Última actualización del sitio web:

Accesos directos
PREFECTURA NAVAL ARGENTINA - (+5411) 4318-7400 | Av. Eduardo Madero 235 | C1106ACC | Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina